miércoles, 26 de agosto de 2009

Mareas vivas


La mar, eterna amante de navegantes y artistas de toda índole, a veces se vuelve muy peligrosa, y hay que extremar las precauciones.
Estos días en Coruña, apenas pudimos bañarnos por este motivo.

2 comentarios:

shat- dijo...

Hola Pepe, luz y momento.
Mi padre que era hombre de mar, siempre nos decia que a la mar se la quiere pero que hay que tenerle mucho respeto.
Me encanta cuando esta brava, pero para contemplarla. Para el baño mejor cuando esta tranquila, aunque las olas con medida emocionan ;)).
Un abrazo

Pepe Ventureira dijo...

Una de las luciérnagas de mi padre, hace referencia a este tema...creo que lo ha conjugado bastante bien...un abrazo