martes, 1 de septiembre de 2009

Obsesión


A veces de niño, y ya no tan niño, he tenido una pesadilla recurrente, que nunca he podido definir exactamente...solo sé que me creaba un desasosiego asfixiante...solo desasosiego...sin imágenes claras...era un caos, una desorganización inconexa...quizás como un presagio; esta imágen me produce la misma sensación.(Pepe Ventureira)
"Si cierras la puerta a todos los errores, dejarás fuera la verdad"
Rabrindanath Tagore

3 comentarios:

shat- dijo...

Hola Pepe, es una composicion caotica pero cada cosa esta en su lugar y la luz pone la guinda.
Es una toma que desprende emociones y eso me encanta.
Me han venido en mente, las antiguas cocinas cuando no habian encimeras y muebles ultimo diseño. Tambien los antiguos lavaderos.
En otros tiempos se hacian de obra y luego se alicataban, recuerdo que las puertas eran cortinitas de tela que las abuelas cocian ellas mismas.
El olvido y el abandono es evidente, pero ese caos tiene atmofera de recuerdos y esa luz de la ventana trae la alegria de otro tiempo.
Yo creo que si uno se para y la recorre ordenando con la mirada los recuerdos, el desasosiego se olvida y llega el olor de los buenos recuerdos.
Un abrazo

Jorreto dijo...

La vieja cocina economica...
Cuantos caldos, cocidos y guisos habrá visto cocinarse en sus fuegos. Cuantas reuniones de familia a su alrededor, cuantas risas, cuantas lágrimas...
Un dolor verla ahora asi, abandonada y llena de cacharros. Un simbolo de como se ha ido sucediendo la vida, total para llegar a que ??

Buena imagen Pepe. Cuando uno retrata desde los sentimientos las reglas no importan, harian perder la expontaneidad del mensaje del artista.

Saludos,

Pepe Ventureira dijo...

Gracias Rosamari...gracias Antonio por la visita y el comentario.
Sí Rosamari...es cierto, las emociones pululan por la foto, asociadas a una algarabía de momentos compartidos...tal como comenta Antonio...íntimos y festivos, llenos de la sal de las lágrimas, y el brillo en los ojos de las alegrías...o quizás es al revés; bueno al final todo se mezcla y se digiere....todo suma, y la media en la vida es lo que importa.

Tienes razón Antonio...a veces ocurre, ¿para llegar a qué?...
Yo de todas maneras soy un impenitente optimista, y sobre todo un relativista empedernido....
Una suma de momentos es lo que persigo, y si se puede, plasmarlos en una fotografía, este medio tan hermoso de expresarse.
Hoy me apetecía hablar... ;-)