jueves, 1 de octubre de 2009

No perdono a la vida desatenta....




Quiero minar la tierra hasta encontrarte y besarte la noble calavera y desamordazarte y regresarte.
Volverás a mi huerto y a mi higuera: por los altos andamios de las flores pajareará tu alma colmenera
de angelicales ceras y labores. Volverás al arrullo de las rejas de los enamorados labradores.
Elegía (Miguel Hernández)

Cárcel de la Coruña, que próximamente se convertirá en un museo dedicado a la Torre de Hércules

1 comentario:

shat- dijo...

Hola Pepe, formas y color.
Tiene fuerza la toma, buen encuadre.
El detalle de incluir esa puerta en la composicion me gusta mucho.
Bellisimo poema, recuerdo que la primera vez que lo escuche lo recito una persona con una voz bellisima y un gran interprete, se me saltaron las lagrimas, porque los versos adquirieron aun mas dramatismo.
Un abrazo