viernes, 18 de diciembre de 2009

Días de domingo


Mar, yo soñaba ser como tú eres, Allá en las tardes que la vida mía Bajo las horas cálidas se abría... Ah, yo soñaba ser como tú eres. Mírame aquí, pequeña, miserable, Todo dolor me vence, todo sueño; Mar, dame, dame el inefable empeño De tornarme soberbia, inalcanzable. Dame tu sal, tu yodo, tu fiereza. ¡Aire de mar!... ¡Oh, tempestad! ¡Oh enojo! Desdichada de mí, soy un abrojo, Y muero, mar, sucumbo en mi pobreza.
Alfonsina Storni

1 comentario:

shat- dijo...

Alfonsina y el mar, que bello.
Como me gusta su fuerza y su sonido, no podria vivir sin el mar.
Bellisima la toma y el momento.
Esos golpes de ola, muy bien captados.
Un abrazote