jueves, 30 de julio de 2009

Mariposa vegetal


Ya la conocéis, pero lo visto y pasado también cuenta.... y las flores tienen su propio lenguaje, solo hay que saber mirarlas.

martes, 28 de julio de 2009

La isla


Una isla bañada por una luz singular...una isla, una opción; una isla...un desafio...un oasis en libertad.
(Viaje a Suecia/ Mayo 2005)

domingo, 26 de julio de 2009

Luciérnagas en la noche (Recopilación de escritos de mi padre) "Joana"


Fue el año en que yo cumplía quince.......
Con el permiso de mi madre la seguí, desde la puerta de mi domicilio, escaleras arriba, sumiso, callado, con la adolescencia a vueltas. Y a Joana, mujer de cuarenta y tantos, todavía puedo verla ahora, cubriédome a ratos, con los ojos maduros......
En su piso, aquella tarde, ella y yo. Recuerdo el momento. Y la habitación, amplia; y en un rincón, el piano cercano al ventanal. Una tira de sol relamía a Joana.
La visión de su figura y la de aquellos instantes permanece. El cuerpo de Joana parecía haberle robado al diablo el secreto de la belleza. La veo: el cuello, bien formado; las caderas, misteriosas y arqueadas; vestido azul, de fina seda. Eran las manos, como palomas blancas, posadas en el teclado mudo. De pronto, la luminosidad de una sonata planeó sobre la estancia; y luego, otra, y otra. Los dedos revoloteaban seguros, ágiles; cerraba los ojos; inclinaba la cabeza, hacia los pechos prohibidos y trémulos bajo el tejido. La música fluía tensa y acariciadora a la vez.
Al cesar de interpretar ma llamó a su lado. Jugueteó con mi cabello. Apoyé la frente en su hombro, como al borde de un desvanecimiento. Su melena perfumada rozó mi mejilla y sentí la caricia de sus manos cálidas. Me econtraba turbado. Un calor extraño creció dentro de mí.
Apenas cené llegada la noche. Cuando me metí entre las sábanas recibí la visita de mi madre. Al acariciarme el pelo sonrió con picardía.
A partir del día siguiente la imagen de Joana empezó a perseguirme con crueldad. Cada vez que deseaba fijar la plenitud de un pensamiento, dándole un nombre, susurraba el de Joana.
Una mañana cogí el material de dibujo y volví a verla. El sentimiento, incapaz de hacer sutiles reflexiones, me impulsó a realizar para ella el perfil abocetado de su rostro. Al entregarle mi obra se levantó con esa tranquilidad de ánimo que procede del espíritu cuando este no es manchado por meditación alguna. Vió reflejada la tristeza en mi mirada y entonces cargó la suya de maternal ternura.
Percibí su beso dulce sobre la frente, para transmitirme calma en aquella hora singular.
Procuré evitar los encuentros. Pero la lenta aproximación hacia la mujer--hacia el ser temporal, el de carne y hueso-- persistía; como perduran netos, en una memoria fértil, los recuerdos.
Un buen día, mi madre, con tono de regodeo, soltó dos noticias: la boda de Joana y su cambio de ciudad.
De la mano del tiempo la olvidé. Para siempre. Así dejé de torturame. Mas no desapareció el problema. El problema dio nacimiento a un camino, tentador y oscuro. Y este camino no había hecho más que empezar.

jueves, 23 de julio de 2009

El artista en su medio


Creo que siempre descubrimos gracias al azar, y a las oportunidades, las metas que deseamos perseguir.
Algunos grandes momentos nacen del hecho de que, por casualidad, hemos doblado la esquina de la calle y, simplemente, estamos allí.
Susan Meiselas

martes, 21 de julio de 2009

Violinista


No basta con oir la música; además hay que verla
Igor Stravinski

sábado, 18 de julio de 2009

Luciérnagas en la noche (Recopilación de escritos de mi padre) "Pequeñas alegrías"


El abrazo inesperado, de un nieto.
Días sin tormenta.
La carcajada, provocada por un chiste.
La catación de un buen vino.
El aforismo, relajante, de un libro.
La visita de un compañero auténtico.
La risa de mi esposa.
Siempre que me introduzco en la espesura de los álbumes fotográficos de la familia.
Mi prótesis dental al funcionar a la perfección.
La contemplación del más antiguo retrato de la niñez.
El buen apetito que tengo.
Un dibujo mío, bien ejecutado.
Los árboles cuando anuncian la primavera.
La pesadilla interrumpida.
Las tertulias literarias en las que se desmenuza el alma y adviertes el roce festivo de la inteligencia.
El tiempo de la siesta.
La correspondencia esperada.
Al presentarse las fechas de nacimiento de las personas amadas.

viernes, 17 de julio de 2009

La puerta


Las bisagras que hace años están enfermas de reumatismo chillan cuando abres la puerta.Tras de ti, entra la calle, y sus múltiples espantos.Un niño que llora, una mujer que grita, alguien que te espera.Mi puerta esta enferma ya no le gusta recibir a la visitas .Se cansó de ser golpeada, y se abre con pereza mientras el mundo, tu mundo, los de afuera, esperan que caiga para venderla como leña.
***************************
***************************
Carlos Daniel Sequeira López

jueves, 16 de julio de 2009

Luciérnagas en la noche (Recopilación de escritos de mi padre) "Manos"





Manos que nos dejan.
Manos desordenadas, que irritan.
Manos ágiles que ejecutan, con destreza, lo que de ellas se espera.
Manos de falsa cordialidad.
Manos poseídas por una morbosidad continua.
Manos hechas para denunciar, con justicia, razones ruines de instituciones veneradas.
Manos que, en el apretón, no engañan.
Manos, dóciles y firmes, que desconocen la fatiga.
Manos de mendigo, suplicando parte de un pan universal, injustamente repartido.
Manos que matan, incapaces de controlar el límite de su derecho.

viernes, 10 de julio de 2009

La ventana






Dichosos los que una ventana solitaria, en una calle desamparada os recuerda a la Beatrice de vuestros sueños, una flor o un adiós: un nombre de mujer que todavía pronunciáis; una flor que aún os trae a la memoria cierto perfume; una despedida que no olvidaréis jamás.....


Desde una ventana(¿cuántos años han pasado?) he sentido la congoja de la incertidumbre, la angustia de la duda, la tristeza de la espera, el tormento de los celos, el relámpago de un deseo y el rayo de la acción.....


( Mi padre. De su recopilación de escritos "Luciérnagas en la noche")

martes, 7 de julio de 2009

Porto


Nuestro trabajo consiste en descubrir, no en inventar ni en trabajar con la noción preconcebida de lo que vamos a encontrar.
Lo esencial es descubrir la verdad de cada situación y tener un punto de vista personal sobre la verdad.
( Burt Glinn)

viernes, 3 de julio de 2009

Miradas


El dulce encanto de la infancia

Esperanza


La esperanza es un estimulante vital muy superior a la suerte (Allan Percy)