sábado, 16 de enero de 2010

Ya soy para tu muerte


Si tu verdad es girar en torno a un pubis yo soy un pubis muerto de ternura que danza por espejos uterinos, acero funeral para mi vientre. Fui plenitud redonda, di la vida y nadie se encargó de festejarla. Era frutal y frágil como un árbol, al llegar el verano me caía de amor sobre la hierba de madura sazón es que caía. Me bastaba tan sólo con dos manos que dijesen que sí y me recogiesen. Ardía la ciudad mis pies ardían,reventaban mis vasos. Todo pronto para el más cruel milagro todo pronto. ¡Qué preñez desolada caminando! Se enterneció algún rostro al contemplarme y se perdió después en la asfixiante calentura del asfalto. Seguí sola las calles del delirio, mis dos piernas pesaban toneladas. Se anunciaba un alambre entre la pelvis un berbiquí imparable y tuve miedo. Aterrada y serena. No podían detener la corriente, mis dos manos se agarraban al vientre como a un fruto que no quiere soltarse. En el lujo siniestro del "Velázquez hotel" caí como una mórbida manzana en un Rembrandt atroz: sobre mi vientre el cuenco de mis manos - toda la luz- el resto tenebrismo verdetierra de un sádico pincel que me inventaba.
(De Ya soy para tu muerte)
Poema de Ánxeles Penas una excelente poetisa gallega, y artista plástica.
Es una profesora de literatura de la que tuve el placer de ser alumno

4 comentarios:

Elsa dijo...

Una bella fotografía acompañada de un sugerente poema.

Me ha gustado tu blog. Volveré a visitarte.

Un abrazo. Elsa

Pepe Ventureira dijo...

Hola Elsa, gracias por tu visita...me alegro poder conectar y comunicar...un abrazo

Hellag dijo...

Olá, comecei por ver as fotos da mais recente para trás...e parei nesta! realço o mistério que nos desafia a atravessar a porta. Está com um enquadramento e cor fantásticos, gosto muito da composição e claro, dos poemas!

Pepe Ventureira dijo...

Hola Hellag...una puerta siempre es un misterio...algo que gusta traspasar,para poder mirar mas allá...un abrazo