domingo, 7 de febrero de 2010

Las barcas varadas


Bajo el sencillo sol de verano en Coruña, todavía siento la voz de mi madre, aconsejandome que aún no me podía bañar...que la digestión no estaba hecha....juegos de orilla y sal...luz que acariciaba la primeriza piel de los infantes...voces familiares y calor amigo...castillos en la arena, que he logrado mantener a pesar de todos los contratiempos sufridos en estos 52 años...esta foto es el resumen de muchos veranos pasados...el peso de la infancia, lo he dicho en multitud de ocasiones, es muy importante en la vida de las personas...soy un empedernido optimista, y por eso la luz tiene un papel tan importante en mis fotos........

8 comentarios:

Sonia Schmorantz dijo...

"É a possibilidade que me faz continuar e não a certeza. Uma espécie de aposta da minha parte. E embora me possam chamar sonhador, louco ou qualquer outra coisa, acredito que com Deus tudo é possível..."
Um lindo domingo e ótima semana!
abraços

Elsa dijo...

La infancia vivida marca nuestro carácter. Ya, de adultos, somos responsables para ser de una manera o de otra.

Tu fotografía me sugiere nostalgia...

Que pases un buen domingo, Pepe.

Un abrazo.

Pepe Ventureira dijo...

Hola Sonia, estoy de acuerdo contigo; me gusta la luz tan viva que nos muestras de tu pais; es una luz cálida, acogedora.
Los poemas son una delicia.

Un abrazo

Feliz semana

Pepe Ventureira dijo...

Hola Elsa, es cierto que tan pequeños, y cuantas cosas se pueden absorber en la infancia al mismo tiempo; tambíen siento nostalgia cuando miro esta foto.

Un abrazo

Feliz domingo

Mariana Copello dijo...

bienvenido a un Mar sin apuros........

Cristina Catarecha dijo...

Muy bonito y descriptivo lo que cuentas. Me gusta ese sabor a niñez, esos recuerdos anclados y esas sensaciones varadas.
La foto, preciosa.
Besos.

Pepe Ventureira dijo...

Hola Mariana...gracias por tu recibimiento..

Pepe Ventureira dijo...

Hola Cristina...sé que te gustan esos pequeños recuerdos "anclados" y "varados"....me encanta compartir contigo todas estas cosas...

Un beso fuerte