domingo, 21 de marzo de 2010

Hora de la siesta


Un sol de justicia impide caminar tras la comida en la bodega, la carretera luce vahos que consumen los tobillos, ademas el aire se vuelve irrespirable; la fuerza del astro consume las pocas energías para poder pensar con claridad.
Tras la mañana alegre y juguetona, llena del aire fresco de los días sin esfuerzo, ha llegado la hora del paseo y el agua amable del rio.
Mas tarde, el consumo de alimento y bebida, tan reparadora como necesaria, dentro de la bodega, teatro de nuestros sueños, sirve como antesala de ese momento sencillo de mágico apunte...donde uno, completo de casi todo, se deja mecer en los brazos de nuestros deseos y anhelos...entorno los ojos y me entrego a uno de los mas grandes "pequeños placeres"...es la hora de la siesta.

13 comentarios:

Fernando Santos (Chana) dijo...

Olá amigo, bela fotografia...belo texto...Espectacular....
Um abraço

LUNAVE dijo...

Que belleza de Imagen Pepe! excelente iluminación y contraste una delicia! un abrazo.

Pepe Ventureira dijo...

Gracias Fernando por tu visita...un abrazo

Hola Gina...tu blog gana día a día en calidad en su punto de vista.

Un abrazo

Jose Alba dijo...

Belissima fotografia amigo.Saludos

Sonia Schmorantz dijo...

Quero ser o teu amigo. Nem demais e nem de menos. 
Nem tão longe e nem tão perto. 
Na medida mais precisa que eu puder. 
Mas amar-te sem medida e ficar na tua vida, 
Da maneira mais discreta que eu souber. 
Sem tirar-te a liberdade, sem jamais te sufocar. 
Sem forçar tua vontade. 
Sem falar, quando for hora de calar. 
E sem calar, quando for hora de falar. 
Nem ausente, nem presente por demais. 
Simplesmente, calmamente, ser-te paz. 
É bonito ser amigo, mas confesso é tão difícil aprender! 
E por isso eu te suplico paciência. 
Vou encher este teu rosto de lembranças, 
Dá-me tempo, de acertar nossas distâncias...
Fernando Pessoa

Um domingo de paz e amor junto aos seus!
abraço

Pepe Ventureira dijo...

Hola Sonia...gracias por tu visita, el poema es precioso.

Un abrazo

Cristina Catarecha dijo...

Con tu imagen y tus palabras se vive esa siesta. Puedo sentir la paz de la estancia y la frescura de sus paredes.
Precioso, Pepe.

Un beso.

salvadorpliego dijo...

A descansar!!!! Es hora.
Buenas tus letras. Te felicito.

Un placer leerte.

Chus dijo...

Me recuerda a una vieja habitación de aldea, con los cables al aire,las viejas paredes de piedra con un tosco recebo de cemento por encima, previamente encaladas y luego pintadas, una hermosa foto plagada de recuerdos

Hellag dijo...

uma foto muito boa, uma luz fantástica...e é tão bom uma sesta!!! :)

Pepe Ventureira dijo...

Gracias Cristina, Salvador, Chus y Helena...me alegra poder compartir fotos y sensaciones comunes...

Un abrazo

Carina Felice dijo...

Me recuerda ese cuadro de V. Van Gogh sobre su cuarto. Tiene la misma simpleza bella de aquella obra de Arte, y por supuesto esta es la tuya.
Un placer, Pepe, es hermosa :)

Abrazos y hasta pronto!

Pepe Ventureira dijo...

Hola Carina, gracias por tus palabras y visita...por compartir miradas.

Un abrazo