viernes, 5 de marzo de 2010

Larga espera




4 comentarios:

Elsa dijo...

Esta foto me ha impactado, Pepe. Qué bien refleja el abandono y la ausencia. Y ver a ese gatito ahí ...
Un abrazo

Hellag dijo...

coitadinho do gatinho! será abandonado? será que os donos partiram? esta foto dá que pensar! :)

Paco dijo...

Como nieto y sobrino de marineros... yo también tengo la mar en mi cabeza... recuerdo que hubo momentos en los que viviendo en el interior habia noches que no podia dormir... me faltaba algo y ese algo era el runruneo del ruido de las olas al romper,

tu blog suena y respira a mar.

saludos

Pepe Ventureira dijo...

Hola Elsa, gracias por la visita...el nudo que ata la puerta, marca toda la soledad de la toma...un abrazo


Hola Elena, el gato forma parte de una pandilla que merodea por ese barrio abandonado dentro de la ciudad...que es deseo de los especuladores...un abrazo



Hola Paco...gracias por tu visita, mi padre era de Malpica de Bergantiños...donde la mar se hace humana, y convive a diario con el pueblo...mi abuelo y bisabuelo paterno también fueron marinos...quizás la sangre de me alborota con su presencia por eso...un abrazo