domingo, 17 de octubre de 2010

Roma













He viajado a Roma recientemente durante cinco días, para ver, mirar y admirar todo aquello que imaginé en mi mente durante años….tendré que volver.


No he sido capaz de hacer todas aquellas fotos soñadas, con sus ángulos correspondientes, sus luces esperadas…sus sombras deseadas…quizás esa Roma es mas producto de mi imaginación que de la realidad; aún así, he percibido la historia a mis pies…los atronadores gritos de cincuenta mil romanos pidiendo sangre en las arenas del Coliseo…he visto el oro y los lujos de una Iglesia organizada…caminado por mil iglesias, admirando el arte en directo…Caravaggio, con sus asombrosos claroscuros…Bernini con su implacable rigor y estilo…Miguel Ángel con su asombroso Juicio Final…me ha sobrecogido la magnitud de la obra artística, me he sentido un enano en un mundo de gigantes.

Me he enamorado del pueblo…de sus visitantes, de la maravillosa luz que adorna a la turista accidental en la Plaza de Santa María del Trastévere; sentí verdadero placer disfrutando de un helado en la Fontana de Trevi…también me ha llenado de alegría el jolgorio de las personas a su alrededor…sus costumbres….y su vida.

Aún así, a Roma la he visto en blanco y negro….quizás al regresar…..